martes, 9 de mayo de 2017

SVIATOSLAV RICHTER EN ALBACETE[1]


Sviatoslav Richter fue uno de lo más grandes y admirados pianistas del siglo XX. Nacido en Ucrania en 1915 y fallecido en Moscú el 1997, su peripecia vital está profundamente ligada a las conmociones del “siglo de la revolución” (feliz expresión de Josep Fontana) en el que vivió. Su padre, profesor de piano de origen alemán del que recibió siendo niño las primeras lecciones, fue acusado de espiar a favor de los nazis y fusilado en 1941. Siendo muy joven entró como pianista repetidor en la ópera de Odessa, en donde, en el club de ingenieros, dio su primer concierto a finales de 1934. Fue en en gran medida autodidacta, pero en tres años más tarde marchó al conservatorio de Moscú a seguir lecciones del gran maestro Neuhaus, con el que estudió varios años. Neuhaus quedó impresionado cuando le oyó tocar y dijo que era el alumno que siempre había estado esperando, aunque confesó, quizá con modestia y desde luego con admiración, que no le había ensañado nada. 

Richter fue un hombre de gran cultura, gran lector y amante de la pintura. Muchos  le consideraron excéntrico pero tal vez era alguien de una gran autoexigencia y honestidad consigo mismo, un tanto inconformista. Era un gran trabajador que dedicaba muchas veces más de 12 horas al día al estudio y no dudaba en llamar por teléfono a los organizadores de un concierto para que eliminasen una determinada obra inicialmente prevista si al aproximarse la fecha no estaba satisfecho con la manera en que la estaba abordando. No era un adulador de las autoridades soviéticas y parece que actuaba según su criterio. Por ejemplo, tocó voluntariamente en los funerales de Stalin, pero también lo hizo, desafiando a la burocracia, en el de Boris Pasternak y apoyando a otros artistas que sufrieron represalias.  Desde 1960 empezó a dar conciertos fuera de la URSS, pero nunca se planteó tomar el camino del exilio, como hizo, por ejemplo Rostropóvich. No le gustaba la vida de los Estados Unidos, a donde decidió no volver cuando unos manifestantes antisoviéticos, en 1970,  irrumpieron en un concierto con Óistraj en Nueva York. Su repertorio era ingente, como su cultura, del que hay amplia muestra discográfica, la mayoría grabada de conciertos en directo pues era bastante reacio a las grabaciones en estudio. Prefería los conciertos en pequeñas localidades, aunque los auditorios fuesen modestos, en los que una pequeña lámpara daba luz a sus partituras por toda iluminación y por los que cobraba cantidades muy modestas, como las de un pianista principiante, muy alejadas de las que le pagaban en las salas de conciertos de las grandes ciudades. En 1986, por ejemplo, se embarcó en una gira de más de 160 conciertos por pequeñas poblaciones de Siberia, en algunas de las cuales no había ni un auditorio que mereciera ese nombre.

En 1990 hizo una gira de 11 conciertos por España que empezó en Cadaqués y le llevó a lugares como Reus y Soria. En esa gira recaló en Albacete en un memorable concierto del 25 de febrero que tuvo lugar en el Conservatorio de la Asunción y estaba dedicado a los alumnos y profesores del mismo hasta completar el aforo. Hubo gente llegada desde Madrid y otras ciudades haciendo cola toda la noche anterior. El programa incluyó obras de Mozart, Prokofiev y Debussy y, según confesó el maestro, fue del que estuvo más satisfecho de toda la gira. No cobró nada. No consintió ser pagado cuando le ofrecían un dineral por tocar en la vecina Madrid. ¿Porqué Richter quiso incluir Albacete en su gira? Probablemente por una antigua vinculación sentimental con la ciudad y un emocionado recuerdo histórico, pues antes del concierto  confesó que no era la primera vez que estaba en Albacete porque ya estuvo con las Brigadas Internacionales en la guerra civil. Debió de ser cuando su residencia habitual estaba en Odessa.

El joven Richter optó por luchar en suelo lejano contra el fascismo y la libertad, interrumpiendo su formación artística, en un dilema moral que ya nos planteó Vázquez Montalbán, con la maestría que le era propia, en su magnifica novela El pianista, solo que en su caso pudo regresar a la música, pero es claro que no fue un artista encerrado en su torre de marfil.


[1] Estas líneas están dedicadas a la memoria de Lola Martínez, que fue durante muchos años responsable de los servicios administrativos de la gran y reputada asesoría jurídica de Comisiones Obreras de Albacete, que nos ha dejado recientemente. 




domingo, 23 de abril de 2017

UN CORDÓN SANITARIO EN TORNO AL PP

Los cordones sanitarios son medidas excepcionales que para la defensa de la sanidad pública desde antiguo se han venido utilizando cuando surge un brote infeccioso grave o cuando una epidemia amenaza a la población. El cordón sanitario impone restricciones a derechos de las personas como la libertad de circulación o el comercio de mercaderías. Cuando en el verano de 1800 se declaró un brote de fiebre amarilla en Cádiz, y más tarde en Málaga, se impuso el establecimiento de cordones sanitarios para evitar su propagación. Hoy la Ley Orgánica 3/1986, de 14 de abril, de Medidas Especiales en Sanidad Pública, sigue previendo estas medidas. 

En la última semana se ha plasmado en procedimientos judiciales lo que era más o menos de domino público: que hay un entramado de corrupción entre el PP, el Estado, grandes empresarios de toda la vida y medios de comunicación. Lo novedoso es que ahora se han abierto diligencias como investigados contra el director y el presidente de un diario por transmutar presuntamente el deber de información veraz por el de coacciones contra una persona que ostenta un cargo público. Que había financiación ilegal del PP es algo que desde hace años se está investigando y hay muchos indicios de que así sea, y ya se sabe que cuando se utilizan estos medios tramposos de financiación, va casi de suyo que a los encargados de esas operaciones se les queden algunos dinerillos entre las uñas. Un tanto por ciento para la caja del partido y unas cantidades para el bolsillo del mediador, pues ya se sabe que la vida está muy achuchada y hay muchos gastos. Por lo que se va sabiendo durante esta semana, había aun auténtica competición entre diversos políticos del partido apostólico a la caza y captura de comisiones que desataba pasiones encontradas, ahí están las operaciones Gürtel, Púnica, Lezo, Auditorio y Trajano.

El problema, por lo que hasta ahora se sabe, no es solo que grandes cantidades de dinero fluyan desde empresarios a las arcas del partido y los bolsillos privados de los administradores para acabar rapiñando la cosa pública, imponer privatizaciones de la sanidad y educación públicas e inicuas reformas laborales, sino que, además, la infección afecta a órganos del Estado de tal manera que los propios presuntos delincuentes marcan el paso de las actuaciones de importantes poderes públicos. Ahí están los soplos desde el Gobierno y los intentos de dificultar la investigación. Algo de tanta gravedad pediría el establecimiento de un cordón sanitario en torno al PP para evitar que la gangrena se extienda. En defensa de la salud pública democrática los partidos que creen en las virtudes del Estado de Derecho deberían unirse en torno a un programa de mínimos para aislar y desalojar al PP del poder político y proceder a una limpieza a fondo de las instituciones. Puede argüirse que no todos los militantes del PP deben ser tratados como apestados, cierto, pero también cuando se decide la imposición de un cordón sanitario quedan afectados derechos de personas no infectadas, pero el interés superior de la sana vida colectiva exige ese sacrificio, y, tal vez, esos honrados militantes, que hay que suponer habrá, deberían plantearse una refundación que purifique su partido.


jueves, 2 de marzo de 2017

Curso de Especialización para Expertas/os Latinoamericanas/os en Relaciones Laborales

Nuevos modelos de organización productiva y de regulación del trabajo cien años después de la Revolución de Octubre

Toledo, del 11 al 22 de septiembre de 2017


 
Una vez más, el Curso de Especialización para Expertas/os  Latinoamericanas/os en Relaciones Laborales continúa este año 2017. Esta magnífica iniciativa cuenta ya con más de treinta años de historia y ha generado una amplia y activa red de ex participantes diseminados por toda América Latina. Este Curso viene a dar cuenta de ella y expresa la voluntad de no interrumpir los contactos con una amplia audiencia de interesadas/os potenciales. Es de destacar que la edición de este año continúa y profundiza la colaboración entre Universidades de Bolonia, Ferrara, Venecia, Verona y Castilla-La Mancha, con una ya larga vinculación al Curso, a las que se suman la Universidad Complutense de Madrid, la de Granada y el Consejo de Estado del Reino de España y el sindicato IndustriALL Global Union. Como en otras ocasiones, también cuenta con la importante participación de destacados miembros de la Organización Internacional del Trabajo.

El Curso, a la vista de la muy positiva experiencia de años anteriores, se ha concentrado en dos semanas (del 11 al 22 de septiembre) para que la asistencia al mismo no perturbe en exceso la vida personal y profesional de quienes participen. La duración temporal de las distintas ediciones ha variado a lo largo del tiempo. La de dos semanas guarda un buen equilibrio entre las disponibilidades de tiempo de tan cualificadas/os profesionales a las/os que está dirigido el Curso y las exigencias de un buen rendimiento académico.
Lo que de manera clara asemeja la edición 2017 con sus precedentes son sus características de fondo. También ésta ha sido concebida y decidida por sus tradicionales socios académicos. En efecto, la de 2017, una vez más, pretende transmitir el sentido de una iniciativa participada por el núcleo fundador del Curso.
Los modos en que se está organizando la producción de bienes y servicios,  los efectos que está produciendo en la manera de trabajar y la regulación que del trabajo se está haciendo, centra la atención de la presente edición del Curso. Para ello se han elegido algunos temas que se han considerado  más destacados con la conciencia de que hay otros muchos que no pueden ser abordados. La construcción del Derecho del Trabajo, con toda coherencia, ha tenido como eje central la figura del trabajador que tiene su contraparte en el empresario, que es el titular de la empresa y de los poderes directivos y disciplinarios. El Derecho del Trabajo es un producto de la historia del siglo XX que tuvo en la Revolución de Octubre un hito fundamental que, sin duda, influyó en su desarrollo. En los últimos años la forma de empresa está transformándose, hasta el punto que afecta a los poderes y responsabilidades del empresario y a los derechos de estos en la relación de trabajo. El valor político constitucional del trabajo está también en un proceso de cambio. El centenario de la citada Revolución de Octubre en una buena ocasión de mirar todas estas transformaciones del mundo del trabajo con ese telón de fondo.
Al tratar esta materia se mantiene una continuidad con el “espíritu” del Curso, que no es otro que la consideración de que, si bien el Derecho del Trabajo (utilizado en su sentido más amplio) es el más eurocéntrico de los Derechos, no deja de ser cierto que en Latinoamérica ha echado raíces y, por ello, las transformaciones que sufra tienen un potencial efecto global.
El Curso, como en años anteriores, está dirigido a  juristas, economistas, sociólogas/os y psicólogas/os  expertas/os en relaciones laborales que desarrollen sus actividades en las Universidades, en la Administración del Estado, en la Judicatura, como profesionales por cuenta propia o como asesores de Organizaciones sindicales o  empresariales.

Las tasas son de 1.700 euros. Cubren las actividades docentes, la documentación científica que se les suministrará a las/os participantes, el alojamiento y alimentación desde el 11 al 22 de septiembre (el alojamiento desde el 10), así como seguro médico. No incluyen los gastos de viaje desde los países de origen respectivos hasta Toledo.
Al ser un curso de alta especialización, las necesidades docentes exigen un “numerus clausus” que se establece en 30 personas como máximo, reservándose 5 a ex-participantes que deseen cursar la presente Edición.
El Curso tendrá lugar en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Castilla-La Mancha, sita en la ciudad de Toledo, en el antiguo Convento de San Pedro Mártir, que hace una década se amplió con la anexión del también antiguo Convento de la Madre de Dios, en el que durante su restauración aparecieron ruinas romanas y de otras civilizaciones que han quedado integradas en el edificio. Esta Facultad es una joya arquitectónica que, desde el siglo XIV al XVII, ha ido sumando construcciones que forman un soberbio conjunto adaptado con singular maestría a las necesidades universitarias actuales.
Habrá traducción simultánea para las ponencias que se impartirán en italiano.
La ciudad de Toledo, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, está conectada con Madrid por tren de alta velocidad (30 minutos desde la estación de ferrocarril Puerta de Atocha). También hay transporte público por carretera. La estación Puerta de Atocha  está conectada con la Terminal 4 del Aeropuerto de Barajas por tren (25 minutos), por metro y por autobús.
El plazo de presentación de candidaturas comienza el 15 de marzo de 2017 y finaliza el 3 de mayo del mismo año. 
Para solicitar información y presentar candidaturas, que deberán ir acompañadas de un curriculum vitae abreviado, las/os interesadas/os deben dirigirse a:

Ana Belén Herrera
c/ Altagracia 50
13071 Ciudad Real (España)
Telef. 00 34 926 295491, extensión 6370
Correo electrónico anabelen.herrera@uclm.es

PROGRAMA DEL CURSO 2017
DIRECCIÓN DEL CURSO: JOAQUÍN APARICIO TOVAR Y LAURA MORA CABELLO DE ALBA
COODINADOR GENERAL: PEDRO GUGLIELMETTI

Lunes, 11 de septiembre

10.00-10.30: Entrega de materiales y Acto de bienvenida en la Universidad de Castilla-La Mancha. Saludo a los y las participantes por autoridades académicas de la Universidad de Castilla-La Mancha.

10.30-11.30:Un poeta habla de la dignidad del trabajo. Luis García Montero. Poeta. Catedrático de Literatura Española, Universidad de Granada.
11.30-12.00: Debate
12.15-13:00: Claves feministas para hacer posible una vida digna trabajando. Yayo Herrero, Directora de la Fundación Hogar del Empleado (FUHEM).

13.00-13.30: Debate

13.45: Almuerzo de bienvenida

16.00: Puesta en común de las realidades nacionales

21.00: Cena


Martes, 12 de septiembre

10.00-11.00: La onda larga de la revolución bolchevique: El Estado Social y Democrático de Derecho y el proceso de integración europea. Joaquín Aparicio Tovar. Catedrático de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social, Universidad de Castilla-La Mancha.
11.00-11.45. Debate

11.45-12.00. Pausa

12.00-13.00. Del siglo XX corto al inicio de un siglo XXI incierto ¿Una parábola del valor político-constitucional del trabajo? Antonio Baylos Grau. Catedrático de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social, Universidad de Castilla- La Mancha.

13.00-13.45.- Debate

14.00: Almuerzo

16.30: Trabajo en grupos

21.00: Cena


Miércoles, 13 de septiembre

10.00-11.00. Un siglo después, el trabajo en proceso constituyenteLaura Mora Cabello de Alba. Profesora Contratada Doctora de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social, Universidad de Castilla-la Mancha.
11.00-11.45.- Debate

11.45-12.00. Pausa

12.00-13.00.-. ¿Qué fue del Nuevo Orden Económico Internacional del que se hablaba en los años 70 del pasado siglo? Carlos Berzosa Alonso-Martinez. Catedrático de Economía Aplicada. Ex rector de la Universidad Complutense de Madrid



13.00-13.45. Debate

14.00.- Almuerzo

17:15.- El trabajo en la fábrica del mundo: La producción textil y del calzado en China e IndiaIsidor Boix. Ingeniero industrial y jurista. Sindicalista excoordinador del Acuerdo Marco Global de IndustriALL Global Union con Inditex.
21.00: Cena.


Jueves, 14 de septiembre

10.00-11.00. Economía digitalizada y relaciones laboralesFrancisco Trillo Párraga, Profesor Contratado Doctor de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social, Universidad de Castilla-La Mancha.


11.00-11.45. Debate

11.45-12.00. Pausa
12.00-13.00.- La metamorfosis del poder de control y dirección en el trabajo. Rosario Gallardo Moya. Profesora Titular de Derecho del Trabajo. Universidad de Castilla-La Mancha.

13.00- 13.45. Debate


14.00. Almuerzo.
16.30.- Trabajo en grupos
21.00: Cena.


Viernes, 15 de septiembre

10.00-11.00. El Derecho del Trabajo entre dos muros: auge y caída de la estabilidad en el empleo. Joaquín Pérez Rey. Profesor Titular de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social. Universidad de Castilla-La Mancha
11.00-11.45.- Debate

11.45.-12.00.-  Pausa

12.00- 13.00.-Migraciones, mujer y cuidadosNunzia Castelli. Profesora doctora ayudante de Derecho del Trabajo y Seguridad Social. Universidad de Castilla-La Mancha.
13.00- 13.45.- Debate

14.00. Almuerzo
21.00. Cena para quienes se queden en Toledo.


Lunes, 18 de septiembre


10.00-11.00.- La división internacional del trabajo hoyRaymond Torres. Exdirector del Instituto Internacional de Estudios Laborales de la OIT. Ginebra.

11.00-11.45.- Debate

11.45-12.00.- Pausa

12.00-13.00.- El futuro del trabajoJoaquín Nieto. Director de la Oficina de la OIT en España.

13.00-13.45. Debate

14.00. Almuerzo

16.30. Mesa Redonda con representantes de los sindicatos, organizaciones empresariales y de la Administración Laboral.

21.00. Cena.



Martes, 19 de septiembre

10.00-11.00.- La dimensión social de los tratados internacionalesDonata Gottardi, Professoressa ordinaria. Universidad de Verona, ex parlamentaria europea.
11.00-11.45.- Debate

11.45-12.00.- Pausa


...

miércoles, 22 de febrero de 2017

Carta a la Alcaldesa de Madrid





Querida Alcaldesa:  

Estos días ha llegado a España el presidente de la República Argentina, según han difundido los medios de comunicación. También me ha llegado la noticia de que el Ayuntamiento de Madrid va a entregar la llave de nuestra ciudad al citado presidente Macri. Madrid debe ser una ciudad abierta y acogedora, y lo está siendo mucho más desde que  eres nuestra alcaldesa. En el acto de recuerdo del 40 aniversario de los asesinatos de Atocha, en el Teatro Monumental, dijiste, y me emocionó, que la escultura del Abrazo tenía que ser el símbolo de esta ciudad que queremos fraterna, solidaria, alegre. Me pregunto si el espíritu solidario y fraterno de la ciudad que queremos, y que tu equipo municipal está auspiciando, es compatible con la entrega de la llave de la ciudad a una persona como el actual presidente de la República Argentina. No creo que merezca ese honor una persona que miente sistemáticamente, está implicado en importantes casos de corrupción, tiene conflictos de intereses con el grupo empresarial de su familia, mantiene presos políticos, como es el caso de Milagro Sala y otros pacíficos activistas sociales agrupados en el colectivo Tupac Amaru, hostiga al pueblo Mapuche. Desde su llegada al poder está atacando con saña los derechos sociales. Para poner un ejemplo, su Secretario de Estado de Empleo dijo públicamente para defender el despido libre que "contratar y despedir debería ser tan natural como comer y descomer”, ya ves la consideración en que tiene a los trabajadores. Además, ataca la independencia del poder judicial, como lo muestra que acaba de impulsar un juicio político, lo que equivale a pedir la expulsión de la carrera judicial, a dos jueces que interpretaron de aplicación un convenio colectivo no homologado por el Ministerio de Trabajo (una figura que a nosotros nos recuerda la época franquista). 

Has sido y eres una firme defensora de los Derechos Humanos y por eso tanta gente de Madrid nos sentimos orgullosos de que seas nuestra alcaldesa, pero puede ser que el enorme poder de desinformación de los medios de comunicación impidan un conocimiento cabal de lo que está ocurriendo en la querida Argentina. El papa Francisco, que conoce bien la situación de su país, ha manifestado su preocupación por lo que allí está ocurriendo, como se puede ver en este enlace http://www.presenzza.com/es/milagro-sala . Bien se que las relaciones internacionales son cosa delicada, pero, sin querer faltar en modo alguno al respeto que tanto tu como a la institución que presides me merecéis, me atrevería a pedirte que veáis la forma de reconsiderar la decisión de entregar la llave de Madrid al presidente Macri. 

Con el profundo afecto de siempre, te mando un caluroso y fraterno abrazo.  


Joaquín Aparicio Tovar

sábado, 18 de febrero de 2017

EL ABRAZO. En el 40 aniversario del asesinato de los Abogados de Atocha




Hay ocasiones en que una obra de arte se convierte en un símbolo porque no solo conmueve con su fuerza estética, sino porque al mismo tiempo en ella tantas y tantas personas sienten reflejados sus profundos sentimientos. Son obras que quien las mira siente que expresan las ilusiones, los anhelos, la rabia, la alegría de la esperanza de justicia que en un momento histórico van cristalizando en una sociedad. El Gernica es una de ellas, y el Abrazo de Juan Genovés se ha convertido en la mejor representación de las esperanzas de paz, justicia, libertad e igualdad que animaba a las heroicas personas que se enfrentaron a la sanguinaria dictadura franquista allá por los años 70 del pasado siglo. La pintura, opina Genovés, debe servir para la reflexión, para pensar, y el espectador debe establecer un dialogo con la obra. Todo eso nos provoca el Abrazo, pero también emociona. Fue un gran acierto erigir un monumento en la plaza de Antón Martín de Madrid, a escasos metros del despacho de Atocha 55 en el que tuvo lugar el atentado terrorista fascista, basado en una recreación del famoso cuadro de 1976, como lo ha sido distinguir a este artista en el 40 aniversario de aquellos horribles asesinatos.






Una de las operaciones ideológicas más potentes de las oligarquías que dominan el mundo ha sido la de intentar acabar con la historia, intentar que la experiencia de las generaciones anteriores no se transmita a las siguientes a las que se condena a vivir un iluso presente continuo en el que no se puede imaginar un futuro. La Confederación Sindical de Comisiones Obreras, fiel a sus orígenes, no acepta esa manipulación de las conciencias y esta empeñada en la reivindicación de su pasado, la lucha contra las injusticias del presente para alcanzar una sociedad futura más justa, fraterna e igualitaria y lo resume en la frase : HICIMOS, HACEMOS, HAREMOS HISTORIA.  Todos los años, en los mismos días que aquellos terribles de 1977, CCOO ha insistido en el recuerdo y ha creado la Fundación Abogados de Atocha, cuyo presidente es Alejandro Ruíz Huerta, que resultó gravemente herido en el atentado y es el único que todavía vive, porque “si el eco de su voz se debilita, pereceremos”, como dice el verso de Paul Èluard. Este año, en un gran y emotivo acto celebrado en un abarrotado Teatro Monumental de Madrid, también a escasos metros del despacho de Atocha 55, Almudena Grandes y Luís García Montero, con hermosas palabras, fueron conduciendo las intervenciones de Jaime Cedrun, Alejandro Ruíz Huerta, Manuela Carmena, Enrique Lillo y Alicia Sánchez y la de Ignacio Fernández Toxo, secretario general de CCOO.

Alejandro Ruíz Huerta nos he recordado en su libro que la memoria de Atocha incomoda, tal vez porque como dijo Enrique Lillo, aquel atentado estaba dirigido contra la clase trabajadora para amedrentarla en un momento en que en España las luchas sociales arreciaban en la conquista de sus derechos y en pos de la democracia. De hecho los asesinos iban buscando a Joaquín Navarro, líder del sector del transporte que acababa de terminar una exitosa huelga (que era ilegal), pero se encontraron con abogados de las ilegales Comisiones Obreras y del Partido Comunista. Unos abogados que ejercían su oficio dándole un valor social para contribuir con otros a la emancipación de las clases oprimidas. La continuidad entre los laboralistas de entonces y los de hoy quedó explicita con la presencia y las palabras de Enrique Lillo y la joven Alicia Sánchez, que no había nacido en enero de 1977. Manuela Carmena, una de las dos titulares del despacho de Atocha y que por fortuna no se encontraba en ese momento allí, hoy alcaldesa de Madrid, destacó precisamente ese compromiso con el derecho para darle un sentido distinto a las leyes franquistas de la época, un compromiso con la igualdad del que hoy no se puede abdicar pues las desigualdades cada día se acentúan y se hacen más evidentes, por eso pedía que se recordara más la vida de los de Atocha que su muerte. Destacó como la continuidad en mantener vivo el recuerdo ha hecho que hoy la celebración de aquellos asesinatos no permanezca en el circulo de Comisiones Obreras, sino que sea de toda la sociedad, como lo probaba la presencia en el acto de representantes de todos los partidos políticos y de la patronal.  En el ejercicio de la memoria Fernández Toxo anunció que la Confederación pedirá la medalla del merito del trabajo para Joaquín Navarro, allí presente, al que pidió se pusiera en pié para recibir un estruendoso aplauso que en su modestia le abrumaba.

El abrazo, qué magnifico símbolo para luchar por una sociedad fraterna que cuide el amor, los afectos, la vida.



lunes, 30 de enero de 2017

Ante las amenazas de Trump




La unidad nacional de cúpulas, solo exhibe debilidad
                                                                     
Nahir Velasco y Oscar Alzaga

En la reunión urgente de Los Pinos el 28 de enero de 2017, con los tres poderes, secundados por partidos, autoridades locales, empresarios y líderes de sindicatos, casi todas las cúpulas: aprobaron el llamado a la “unidad nacional” de Enrique Peña Nieto, ante las brutales agresiones de Trump. Pero tal unidad excluyó al pueblo. Por lo cual, solo puede exhibir una gran debilidad y teatro, ante Estados Unidos
Por definición la unidad se hace con la mayoría ciudadana, o es farsa. Repiten el Pacto por México de hace 4 años, cuando a espaldas del pueblo pactaron las reformas energéticas, sin consulta pública, sin respaldo de la soberanía popular. El fracaso de las reformas está a la vista de todos: no trajeron ningún beneficio al pueblo. Si en cambio: más pobreza, peores salarios, empleos informales, más emigración, narcotráfico, delincuencia y muertos. Pero con altos salarios a los tres poderes y muy altas ganancias al capital nacional y extranjero.
Como consecuencia de las reformas viene el “gasolinazo” y la inflación de enero, que arrancaron protesta en todo México contra el gobierno. ¿De qué unidad pueden hablar el gobierno y las cúpulas aduladoras?
¿Puede haber unidad nacional? Sí, pero solo con el pueblo movilizado, participando. Como fue con Juárez para expulsar a los franceses en 1867 o con Cárdenas el 18 de marzo de 1938, al expropiar las dos empresas más poderosas del mundo: la Standard Oil y la Royal Dutch. Tenemos excelentes alternativas en nuestra historia.
¿En verdad quiere el gobierno el apoyo decidido del pueblo?: Entonces de inmediato debe derogar la reforma energética y el gasolinazo. Así, casi automáticamente tendría el apoyo de la mayoría. Pues la unidad nacional del 28 de enero solo exhibe una nación dividida y débil, sin fuerza y capacidad de negociación. ¿Acaso cree el gobierno de México que de eso no se dará cuenta el gobierno de Estados Unidos?
Pero en nuestro tiempo no basta lograr una auténtica unidad nacional, porque vivimos la era global, la peor del imperialismo. México necesita la alianza con los países de Latinoamérica y el Caribe, así como de la solidaridad mundial, en el marco de los derechos internacionales, para exigir el cumplimiento de los derechos humanos y el derecho al desarrollo de las naciones del tercer mundo, como México.
Si el gobierno federal insiste en la falsa “unidad nacional” del 28 de enero, está condenado al fracaso y a perder, de eso no hay duda. Pero debe ser claro que la nación si tiene alternativas ente la agresión de EUA, eso debe quedar claro ante el mundo y entre todos nosotros.
El muro de la frontera es una regresión histórica que afecta a toda la humanidad, no solo a México y a Centro América. Igual que el racismo y la misoginia de Trump, no solo agrede a los mexicanos y a las norteamericanas, es a todas las personas con dignidad que respeten y exigen el respeto a los derechos humanos universales.
La política de Trump de imponer al mundo sus designios de un nuevo orden económico mundial, a favor exclusivo de Estados Unidos, según Trump, rompe la paz y todos los tratados y leyes internacionales de comercio. Al grado de querer imponer a Europa y China sus condiciones, eso puede llegar a una confrontación a la que nadie es ajena. Pero México es el primer agredido, el odio de Triump a los latinos y mexicanos es contundente. Si Trump es un enfermo mental o no, no debe frenar a nadie, ya que su agresividad brutal y desequilibrio están a la vista de todo el mundo.
Por otro lado, no se debe impulsar la militarización de México, esa en la que sueña Peña Nieto, que niega la democracia, las elecciones de 2018 y el futuro nacional. El Ejército en las calles es un fracaso del gobierno.

Hoy es la hora del cambio, una hora de urgencia y alarma nacional, que llama a todos a tomar conciencia, una posición y la decisión de luchar por México y por la humanidad. Tenemos alternativas con el pueblo, nunca sin él; tenemos soluciones con Latinoamérica y con el mundo, si sabemos actuar como una nación que vive el siglo XXI y aprovechamos los derechos internacionales, en la era globalizada, por el bien de los seres humanos y no del egoísta capital trasnacional.       

lunes, 9 de enero de 2017

LOS ASESINOS DE ATOCHA Y EL FASCISMO ETERNO QUE ANIDA EN EL PP



Umberto Eco, en un memorable ensayo titulado El fascismo eterno[1], escribió: “si bien los regímenes políticos pueden ser derrocados, y las ideologías criticadas y deslegitimadas, detrás de un régimen y su ideología hay siempre un modo de pensar y de sentir, una serie de atributos culturales, una nebulosa de instintos oscuros y de insondables pulsiones”. “Los hábitos lingüísticos, añade, son con frecuencia síntomas importantes de sentimientos no expresados” . La nebulosa de instintos oscuros y de atributos culturales que nutría al franquismo está enquistada en las entrañas del PP y de continuo se manifiesta en las actuaciones tanto de sus altos dirigentes como de modestos cargos o simples afiliados. La mentira como práctica sistemática de la acción política, la defensa a ultranza de “los suyos”, ya sean un rector plagiador, un corrupto, un militar acosador o un ministro cuya incompetente actuación lleva a la muerte a un elevado número de militares, y la negación de los crímenes del franquismo para “no reabrir heridas” son solo algunos ejemplos de ello.

El franquismo fue un régimen que se asentó, tal y como los militares golpistas del 1936 tenían planeado, sobre el terror y la violencia extrema, de tal modo que socializó el miedo en toda España. Pero esa violencia no acabó en 1975 con la muerte del dictador, sino que durante todo el periodo de la transición pistoleros fascistas, apoyados por algunos aparatos del Estado y fuerzas económicas y políticas reaccionarias, siguieron sembrando el terror. María Luz Nájera, Arturo Ruiz, Yolanda González, fueron victimas, entre tantas otras, de aquellos desalmados por luchar en pos de las libertades y la igualdad. Entre aquellas victimas están los abogados de Atocha asesinados un 24 de enero hace 40 años. Eran militantes de Comisiones Obreras y del PCE, las organizaciones más importantes en la lucha contra la dictadora franquista y por los derechos de los trabajadores y por ello su asesinato. No se esclarecieron nunca las conexiones de los asesinos con las tramas del terrorismo fascista internacional ni con los poderes facticos españoles. Alguno de ellos, Lerdo de Tejada, de familia acomodada, merced a un permiso del juez de vigilancia penitenciaria huyó al extranjero y no compareció en el juicio.

La memoria de este crimen sigue siendo incómoda para el PP. Según ha dado cuenta Antonio Baylos (http://baylos.blogspot.com.es/2017/01/herir-sensibilidades-sobre-los-abogados.html) y ha comentado Paco Rodríguez de Lecea,  (http://vamosapollas.blogspot.com.es/2017/01/atentados-contra-la-convivencia.html) hace pocos días el alcalde de esa formación política del pueblo conquense de Casasimarro, del que era natural Ángel Rodríguez Leal, asesinado en el despacho de Atocha dos días antes de que cumpliese 26 años, ha prohibido la colocación de una placa en su recuerdo alegando que debe permanecer imparcial para “no herir sensibilidades”. Es decir, para no herir la sensibilidad de los que están con los asesinos pone en el mismo nivel a asesinos y a asesinados. Tiene razón López Bulla cuando dice que este no es un episodio montaraz de “cosas de pueblo”, sino “aplicación (y su justificación vergonzante) de toda una serie de prácticas políticas que se desprenden, directa u oblicuamente, de las decisiones de las alturas del Partido Popular y de las covachuelas gubernamentales” (lopezbulla.blogspot.com/2017/01/ese-alcalde-costra-de-casasimarro.html). En el PP conviven claras manifestaciones de rancio franquismo, como se ha visto recientemente con las distinciones que la Fundación Francisco Franco ha dado a señalados miembros de ese partido y estos las han aceptado orgullosos (por cierto, ¿cómo es posible que en un país que se llame democrático esté legalizada una fundación que exalta a un dictador genocida?), con las más extendidas de lo que Eco llama fascismo difuminado. El fascismo difuminado no apela algunas de las formas clásicasdel fascismo (uniformes, campos de concentración) pero mantiene su esencia, como el machismo, el control de medios de comunicación, el uso de una neolengua, el desprecio de los débiles endulzado con la caridad, la guerra permanente frente a supuestos enemigos internos y externos, el miedo de la diferencia ola xenofobia,pero todo ello a través de hábitos aparentemente más inocentes. No olvidar los asesinatos de los luchadores por la libertad, honrar su memoria y condenar a sus asesinos es una necesidad de luchar contra el fascismo en todas sus formas y  afirmar la democracia, que no es algo dado en un momento para siempre, sino que se defiende y construye día a día. Lo que ha hecho el alcalde de Casasimarro es tanto como decir que los asesinos podrían, llegado el caso, volver a hacer las mismas tropelías y,  por lo tanto, ese alcalde y todos los que como el piensan no son dignos de ocupar un cargo público.





[1] Cfr. Cinquescrittimorali, Bompiani, Milano, 1997.